viernes, 11 de septiembre de 2015

Reseña de El Extranjero por Albert Camus: sentimientos



Título: El Extranjero

Título original (francés): L'Étranger

Autor: Albert Camus

Traductor: José Ángel Valente

Publicación: 1942

Editorial: Alianza

ISBN: 978-84-206-6978-6

Número de páginas: 122





Sobre el autor



Es importante, para reseñar esta novela, comenzar indicando temas sobresalientes sobre su autor. Albert Camus nació en la Argelia Francesa en 1913 y falleció en un accidente automovilístico en 1960 en su escasa edad de 46 años.

Camus publica su primera novela en 1942, siendo precisamente El Extranjero su primer obra publicada, después de trabajar en teatro y como columnista en un periódico. En El Extranjero Camus expresa su filosofía existencialista llamada Filosofía del Absurdo (absurdismo), la cual toma fuerza en su ensayo El Mito de Sísifo. Por El Extranjero, se le entrega el Premio Nobel de Literatura en 1957, a la edad de 44 años, siendo la segunda persona más joven en recibir este galardón.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Camus se sensibilizó con lo que ocurría y fue uno de los fundadores del periódico clandestino Combat, además fue su director y editor, en los años 1945 a 1947.

Es interesante que obras suyas como La Peste, se salen de esa filosofía del absurdo y comunican a un Camus más sensible ante los eventos que le rodean.

Debo rescatar que, haciendo alarde de su modo de pensamiento, el día antes de morir Camus publica en su periódico una noticia de una muerte en accidente de tránsito indicando que fue "la muerte más idiota", y he ahí el absurdismo de que él mismo muere de ese modo.






El Extranjero: lo que me hizo sentir


Habrá spoilers



1. Desconcierto

Este libro inicia con un par de oraciones que me sacaron de mi estado de confort y me llevaron a sentir desconcierto, es la única palabra con que lo puedo describir:

Hoy, mamá ha muerto. O tal vez ayer, no sé.
Empiezo, con solo esta frase, a percibir en el personaje que la dice, cierto desinterés incluso por la muerte de su madre.

El desconcierto también aparece cuando veo que el personaje autodestruye su propia realización. Él reconoce que se relaja ante ciertas situaciones agradables: bebe en algún momento, socializa, visualiza un futuro con su pareja y se siente incluso feliz. Y luego, sin más, culpando al calor, auto sabotea esa felicidad.

2. Frustración

El personaje principal, quien narra en primera persona la historia, se apellida Meursault. Conforme avanza la historia, empiezo a ver que este hombre simplemente no se interesa por nada. Ve las cosas que pasan a su alrededor y a sí mismo, las describe, las conoce, pero no hace nada por cambiar incluso aquello que le llega a molestar. Simplemente es una hoja al viento que se deja llevar por un hecho tras otro, sin tener control de su vida. Sin importarle la trascendencia de decisiones importantes como lo puede ser el casarse con alguien, por ejemplo. Esto me frustra, quisiera, mientras leo, sacudir su vida y hacerlo tomar las riendas de su destino.

3. Compasión

Siento cierta compasión al ver que este hombre percibe aquellas cosas o situaciones que le hacen sentir dolor o molestia, como la muerte de su madre, como el extenuante calor o la desolación de un vecino, pero él trata de no darle cabida a esos sentimientos, sin vivirlos; pero que en cierto modo, lo obligan a tomar acciones que lo llevan, como él mismo lo dice, a la puerta de su desgracia.

Fueron cuatro golpes breves con lo que llamaba a la puerta de la desgracia.
4. Envidia

No puedo dejar de sentir también cierta envidia de vivir la vida indiferente al sufrimiento y resaltando las cosas, personas o situaciones que lo hacían feliz. Él reconocía la felicidad, la belleza de la mujer con la que estaba, sus sonrisas, sus caricias y las pasiones que le provocaba. Reconocía el deseo y el placer. Le gustaba compartir con otros, sin embargo, si no lo hacía, si los perdía, si moría, le daba igual.

5. Molestia

Siento molestia ante una sociedad que juzga a una persona que simplemente no se adapta a las reglas de convivencia. Siento molestia ante una sociedad que juzga no por los hechos ocurridos, sino por las percepciones, por las apariencias o por lo que parece ser. En la obra, el personaje principal es llevado a juicio y condenado, no por aquello que hizo mal y que fue moralmente incorrecto, sino por aquello que, para los demás, no debió ser, no era "normal", él era un Extranjero en su vida y en la sociedad en la que vivía. Se le condenó por ejemplo por no llorar mientras enterraba a su madre. Y él, por su carácter de indiferencia, a pesar de que quiso defenderse, incluso a punto de ser condenado, no lo hizo, y eso me hizo sentir ganas de sacudirlo y hacerlo hablar.

Yo no lamentaba gran cosa mi acto. Pero tanto encarnizamiento me asombraba.
Se decidía mi suerte sin contar conmigo. De vez en cuando, tenía ganas de interrumpir a todo el mundo, y decir: "Pero de todos modos, ¿quién es el acusado? Es importante ser el acusado. ¡Yo tengo algo que decir!"- Pero, pensándolo bien, nada tenía que decir.

6. Me desagrada el personaje, pero lo compadezco

El carácter indiferente del personaje me resulta desagradable. Es un ser humano superficial, describe mucho lo que ve pero no interioriza en sus sentimientos. Se preocupa más de lo que otros piensen de él, busca aprobación en los demás, para poder incorporarse y dejar de sentirse ese extranjero en su mundo, pero busca esa aprobación solo de forma superficial; él se explica, se disculpa por sus actos, pero no se arrepiente realmente de lo que hace o de sus opiniones. Sin embargo, él no es siempre feliz, se frustra, no vive dentro de sí. Al final lo que quiere es que incluso, al momento de su muerte, pueda agradar a los demás.

Conclusiones

Camus expresa en El Extranjero mucha de la realidad en que vivía Francia en el momento en que se escribe la novela. Una sociedad seca, herida, sin esperanza, donde era mejor ser indiferente a la realidad que luchar por buscar una salida a ese mundo de guerra. Considero que el premio nobel se debe al hecho de exponer el problema existencialista de la época, un fiel retrato de la sociedad europea marcada por dos guerras mundiales.

Menciono que algunas de estas opiniones tomaron forma por discusiones que se dieron en torno a la historia en un club de lectura que he formado en Costa Rica. A quienes participamos: muchas gracias por todos sus aportes.



Sígueme en Facebook: www.facebook.com/ElSentirEnLosLibros

Sígueme en Instagram: https://instagram.com/elsentirenloslibros/

Sígueme en Audible: Perfil de Audible


Espero que les haya gustado, si es así, déjenme sus comentarios: ¿Leyeron El Extranjero? ¿Qué sentimientos les generó a ustedes? ¿Comparten alguno de mis sentimientos? ¿Qué otro libro les generó estos sentimientos?

Si no les gustó, igual pónganlo en sus comentarios para saber cómo puedo mejorar. Díganme de qué libro quieren que escriba.

Nos vemos....


7 comentarios:

  1. Este libro me generó una antipatía inicial hacia el personaje principal. Luego note que este hombre disfruta lo que tiene y no sufre por lo que no tiene, es ajeno al apego. Claro, en una sociedad profundamente herida y marcada por dos guerras mundiales; el desapego es el mejor mecanismo de sobrevivencia. Al finalizar esta obra, Francia estaba aún ocupada por Alemania aunque debemos recordar que las obras de Camus se sitúan en su natal Argelia. Retomando al personaje principal, acaba siendo condenado por su ateísmo y falta de interés en su defensa. Como expresó alguien en la discusión del libro, Mersault es extranjero para sí mismo, no sigue los protocolos sociales y esto es lo que lo condena, no el asesinato que cometió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kattia gracias por este comentario, que nos dice tanto sobre la realidad del autor y cómo la lleva hacia su novela. El personaje, como dices, se percibe antipático, pero luego reconoces que era su modo de escape ante su realidad. Es muy interesante.

      Eliminar
    2. Es un gusto tener este foro de discusión y de antemano les recomiendo leer más obras de Camus. Es un autor que te hace reflexionar y escribe de forma muy sencilla.

      Eliminar
  2. Definitivamente tengo que leer este libro, excelente reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eliana, muchas gracias! Te recomiendo mucho que lo leas, investigando sobre esta filosofía que plantea, para que no te gane la antipatía inicial que genera. Me cuentas cómo te va y tus sentimientos!

      Eliminar
  3. Libro, como dices, incómodo y desasosegante. Me recordó el protagonista, en esa desesperanza y pasividad enfermiza, al Bartleby de Meville. Estupendo artículo.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, muchas gracias por leer mi blog. No conozco a Bartleby, pero lo buscaré. Me encanta que compartas aquí tus sentimientos, como dices, de incomodidas y desasociego. Saludos.

      Eliminar